Hechicero se entrega a Jesús y abre ocho iglesias en su aldea

PAPÚA NUEVA GUINEA.- Un hombre que dejó de ser adepto del animismo y practicante de brujería de la aldea de Itutang, en Papúa Nueva Guinea, cuenta que su vida pasó por un gigantesco proceso de transformación después de ser evangelizado, pastoreado y discipulado por misioneros que ministraron una misión una serie de estudios bíblicos en su pueblo.

Anton Egamankon contó en un testimonio recogido por el ministerio internacional ‘Ethnos360′, que cuando se entregó a Jesús, aún joven y recién casado, su vida ya estaba marcada por el sufrimiento y el tormento de los espíritus a quienes adoraba en sus rituales y ofrendas, tratando de huir de su ira.

“En 2006 yo era un animista, no conocía otra vida, yo era joven y recién casado, la estación de las lluvias había comenzado y el suelo finalmente quedó lo suficientemente bueno para plantar nuestros alimentos básicos, como el ñame, yo miraba a los montes de semillas de hierbas recién plantadas, y me preguntaba si habíamos hecho los rituales correctos, si habíamos dicho las palabras correctas, si habíamos comido los alimentos correctos”, contó.

“Yo soy del clan del Coco y los espíritus de esos clanes, como todos los demás, son seres inconstantes y crueles que, según la creencia popular, privan a los pueblos de la comida y de la lluvia o hieren nuestros cuerpos con enfermedades y dolor cuando no son debidamente adorador por los aldeanos. ¿Los espíritus darían una buena cosecha en aquel año a nuestro clan?, nunca podríamos saber con certeza. Acabamos de esperar para ver lo que la vida – y nuestras plantaciones – nos traerían “, agregó.

Egamankon contó que se encontraba “demasiado ocupado” en sus intentos diarios de sobrevivir, batallando en la labranza por el sustento de su familia y acabó reflexionando sobre la posible existencia de un Dios soberano y omnipresente, como ya había oído de la boca de algunos misioneros que habían llegado a su tribu.

“Nunca pensé en un Dios que fuera omnipotente o en mi propio futuro, nunca pensé en mi propio espíritu. La lucha por la supervivencia diaria consumía todos mis esfuerzos mentales y físicos, definitivamente nunca pensé en mis pecado, eso parecía completamente inútil. “Teníamos muchas preocupaciones reales”, contó.

Además, la adoración a los espíritus que tanto atormentaban las aldeas de aquella región ya eran una costumbre de generaciones. “Yo era nada más que el dueño de una tierra y recién casado, adorador de espíritus, que luchaba diariamente para sobrevivir”, contó.

Proceso de transformación

En 2007, sucedió algo que de alguna manera sacudió muchos conceptos que parecían ya estar formados en la vida de Egamankon. “Eso sucedió cuando pasé cuatro meses aprendiendo sobre la Palabra de Dios en mi lengua nativa, eso cambió mi mundo”, contó.

“Oí cosas nuevas sobre un Dios creador que no es como nosotros los hombres, un Dios lleno de poder, amor, misericordia y justicia. Este Dios es perfectamente justo y recto en todo lo que hace. Mi identidad comenzó a cambiar a medida que aprendí muchas cosas sobre mí y sobre toda la humanidad, me di cuenta de que era realmente Anton Egamankon, hijo de Adán, un pecador, inmundo y merecedor de la muerte eterna”, añadió.

Anton dijo que pasó a ser molestado también por el mensaje que le advirtió sobre sus pecados y el peligro de que podría estar destinado al infierno, si muriese sin consagrarse a Dios.

“Yo descubrí que estaría sin esperanza, porque no había absolutamente nada que yo pudiera hacer o decir para recorrer solo un camino de regreso a este Santo Creador”, contó. “Aprendí también que este Dios también nos dio la Ley de Moisés para ayudarnos a entender que nadie es lo suficientemente santo para cumplir por completo su ley”.

Pero el descubrimiento de que Dios envió a su único hijo al mundo también le trajo la esperanza de vida eterna. “Pero yo también supe que en Romanos 8: 4 está escrito que este Dios ha provisto una nueva manera – a través de su hijo, Jesús – de llevarnos de vuelta a Él. Y cuando esta vida acaba, una nueva vida comienza, una vida que, puede ser de separación eterna de Dios o de una vida eterna con él”, dijo.

Anton recuerda que después de aprender sobre la Biblia, entendió que los rituales que él practicaba no eran correctos y que él no debería adorar a aquellos espíritus. “Al oír las historias del Antiguo Testamento, pensé: ‘Estos espíritus que tememos y adoramos son todos una mentira, no tienen poder. Deberíamos realmente temer sólo a este Dios, que nos creó y nos llamará para rendir cuentas con Él después de la muerte”, destacó.

“Oí decir que cuando yo creo en él y me consagro, estoy cubierto por la justicia de Jesús, así que cuando Dios me mira, no ve más mi inmundicia, ve la sangre de Cristo, en sus ojos estoy completamente limpio porque él me cubre”, afirmó. “Cuando los cuatro meses de enseñanza terminaron, yo ya estaba creyendo en todo lo que Jesús había hecho por mí y mi identidad cambió completamente”.

El hombre que hasta entonces practicaba hechizos y rituales para agradar a los espíritus, pasó a declararse un blanco de la gracia y misericordia de Dios. “Yo entonces pasé a ser Anton Egamankon, hijo del Dios Altísimo Creador. Aquel pecador que no merecía recibió gracia y misericordia incondicional, ¡yo estaba ansioso de ir al cielo!”, contó.

Pero incluso después de su conversión, la santificación en la vida de Anton no fue exactamente algo fácil e instantáneo. Él todavía vivía en la misma tribu y el hecho de haber abandonado los rituales a los espíritus no agradó a las otras personas de su aldea y su familia.

Pero él dice que el hecho de haber persistido en la lectura de la Biblia y en la formación de su nueva identidad como cristiano, fueron factores que le ayudaron a vencer el pecado que parecía ya estar enraizado en su corazón.

“A medida que mi identidad y mi visión del mundo empezaron a cambiar, descubrí que la verdad de Dios estaba eliminando todos los restos del animismo que aún quedaban en mi corazón. Durante años turbulentos, los miedos animistas y la pequeñez comenzaron a diluirse y, mi espíritu encontró fuerza y ​​mi esperanza en Jesús creció “, dijo.

Ministerio

Casi diez años ya han pasado desde que Anton escuchó el mensaje del Evangelio por primera vez y hoy celebra el hecho de ser un instrumento en las manos de Dios para el crecimiento de la Iglesia en su tribu.

“A través de la fuerza y ​​la gracia de Dios, hemos plantado ocho iglesias en nuestro grupo de personas, y ya hemos tenido tres retiros espirituales con grupos lingüísticos vecinos”, contó. “Estudiamos los principales temas del Nuevo Testamento y ahora trabajo como un evangelista y un anciano de nuestra iglesia tribal”.

“Yo soy Anton Egamankon, yo era un” no alcanzado “, pero ahora estoy alcanzando a los demás a través de la fuerza y ​​la sabiduría del Espíritu Santo, yo soy Anton Egamankon, seguidor de Cristo”, finalizó.

[ Fuente: God Reports ]

La entrada Hechicero se entrega a Jesús y abre ocho iglesias en su aldea aparece primero en Noticias Cristianas Evangélicas.

Deja un comentario