Genetistas quieren desvelar secretos de la identidad de género

Nínro Ruíz Peña

NUEVA YORK, EE.UU-. Mientras el presidente Donald Trump ha empujado a las personas transgénero al conflicto entre los valores conservadores y liberales en Estados Unidos, los genetistas están trabajando en silencio en un esfuerzo de investigación para desvelar los secretos de la identidad de género.

Un consorcio de cinco instituciones de investigación en Europa y los Estados Unidos, incluyendo el Centro Médico Universitario Vanderbilt, la Universidad George Washington y el Hospital Infantil de Boston, están buscando el genoma, el conjunto completo de ADN de una persona, para saber si las personas transgéneros nacen de esa manera.

Dos décadas de investigación cerebral han proporcionado indicios de origen biológico a ser transgénero, pero no hay conclusiones irrefutables. Ahora los científicos del consorcio se han embarcado en lo que ellos llaman el estudio más grande de su tipo, buscando un componente genético para explicar por qué las personas asignadas a un género al nacer se identifican tan persistentemente como el otro, a menudo desde muy temprana infancia.

Los investigadores han extraído ADN de muestras de sangre de 10.000 personas, 3.000 de ellos transgénero y el resto no transgénero, o cisgender. El proyecto está a la espera de la financiación de la subvención para comenzar la siguiente fase: la prueba de alrededor de 3 millones de marcadores, o variaciones, a través del genoma de todas las muestras.

Saber qué variaciones tienen las personas transgénero en común, y comparar esos patrones con los de las personas cisgender en el estudio, puede ayudar a los investigadores a entender qué papel juega el genoma en la identidad de género de todos.

“Si el rasgo es fuertemente genético, entonces las personas que se identifican como trans compartirán más de su genoma, no porque estén relacionadas en las familias nucleares, sino porque son más antiguamente relacionadas”, dijo Lea Davis, líder del estudio y una profesora asistente de la medicina en el Vanderbilt Genetics Institute.

La búsqueda de los fundamentos biológicos está cobrando nueva relevancia a medida que la batalla por los derechos de los transgéneros se desarrolla en la arena política estadounidense.

Uno de los primeros actos de la nueva administración de Trump fue revocar las directrices de la era Obama que orientaba a las escuelas públicas para que los estudiantes transgéneros usaran los baños de su elección. La semana pasada, el presidente anunció en Twitter que tiene la intención de prohibir a las personas transgénero de servir en el ejército.

Una encuesta de la Universidad Quinnipiac divulgada el pasado jueves encontró que el 68 por ciento de los estadounidenses dicen que se debe permitir que los transgéneros sirvan en el ejército, una mayoría aún mayor que el 58 por ciento encontrado en una encuesta de Reuters / Ipsos, la semana pasada.

En la actualidad, la única manera de determinar si las personas son transgénero es que se identifiquen como tales. Mientras que los activistas de los derechos civiles sostienen que debería ser suficiente, los científicos han llevado su búsqueda al laboratorio.

Esa búsqueda ha hecho que algunas personas transexuales se sientan nerviosas. Si se encuentra una “causa” se podría postular una “cura”, potencialmente abriendo la puerta a las llamadas terapias reparativas similares a aquellas que tratan de convertir a las personas homosexuales, dicen los defensores. Otros plantean preocupaciones acerca de los derechos de aquellos que pueden identificarse como trans pero carecen de “pruebas” biológicas.

“Es una idea que se puede ejercer contra nosotros, dependiendo de la ideología del usuario”, dijo Kale Edmiston, una persona transgénero y becaria postdoctoral de la Universidad de Pittsburgh especializada en neuroimagen.

Dana Bevan, una mujer transgénero, psicóloga y autor de tres libros sobre temas transgénero, reconoció que la manipulación potencial de la investigación es una preocupación, pero dijo: “No creo que la ciencia pueda o deba evitar intentar entender lo que está pasando”.

Davis hizo hincapié en que su estudio no pretende producir una prueba genética para ser transgénero, ni sería capaz de hacerlo. En su lugar, dijo, espera que los datos lleven a una mejor atención para las personas trans, que experimentan amplias disparidades de salud en comparación con la población en general.

 

Alrededor del 40 por ciento ha intentado suicidarse, casi nueve veces más que la población general.

“Podemos utilizar esta información para ayudar a entrenar a médicos y enfermeras para proporcionar mejor atención a los pacientes trans y también desarrollar informes amicus para apoyar la legislación de igualdad de derechos”, dijo Davis, quien también es director de investigación para la clínica de género de Vanderbilt.

[ Fuente: Reuters]

La entrada Genetistas quieren desvelar secretos de la identidad de género aparece primero en Noticias Cristianas Evangélicas.

Deja un comentario